25 set 2020 Publicado en: atletismo 361
Camila, la niña que siempre corrió

Camila Correa, con solo 18 años, ya tiene vasta experencia en el atletismo.

Desde muy pequeña se destacaba en las carreras para niños en las que corría 500m o 1k, acompañando a sus padres que corrían entre los adultos.

En una de esas carreras, en San Carlos, la vio Ruben Techeira y le dijo que quería hablar con sus padres para invitarla a la escuelita de atletismo.

Esa historia cumplió 10 años. Desde ese momento, con solo ocho años, Camila se dedica con la misma pasión diaria al deporte que eligió para toda la vida.

cami2.jpg

“Repaso todo el camino que recorrimos y me super emociono. Es super lindo”, cuenta Camila. “No sé cuándo empecé a sentir ese amor por el atletismo, creo que estuvo siempre en mi vida. Me encanta correr, me hace feliz”.

“Mi familia me apoyó desde el primer día. Mis padres son la la guía perfecta, son todo para mi. Ellos siempre me apoyaron en todo. Son los mejores del mundo”, expresa. 

Sandra y José Luis, sus padres, orgullosos.

Camila, desde muy pequeña, empezó a estar entre los mejores registros históricos para su edad. Mediofondista natural, ya está en el top ten femenino histórico absoluto en los 1500m, con sus 4.39.87. La recordista nacional de esa prueba es María Pía Fernández, su ídola.

Claro que en la escuelita supo hacer de todo. “Recuerdo que en la escuelita hacía salto con garrocha y yo corría pero no tenía la fuerza para clavar la garrocha entonces Ruben me hacía volar por el aire. Parecía una bandera. El primer año mi madre me acompañaba todos los días en el ómnibus y se quedaba a verme entrenar, todavía nos reímos de esos momentos”.

Virtudes y sueños

“Soy tenaz, compañera, competitiva jaja, responsable (aunque tenga cosas para mejorar), humilde, amo lo que hago. Sueños... Quiero tener el privilegio de seguir representando al Uruguay fuera del país, quiero crecer como persona y atleta. Quiero conocer lugares y atletas. Seguir teniendo experiencias maravillosas para seguir aprendiendo y disfrutando”, define.

Camila ya representó a Uruguay a nivel sudamericano en Sub 18 y Sub 20, además de ser campeona nacional U18, U20 y U23.

Ruben, un segundo padre

cami1.jpg

“Para mi Ruben es una guía fundamental, como un segundo papá. Me crié con él. Nos conocemos mucho, pasamos por todo. Hemos llorado, reído. Viví toda una etapa de crecimiento junto a él”. Camila habla y se emociona. “Extraño ser chiquitititita”, dice.

Su llegada a 361°

200610-361uruguay-09975.jpg

“Cuando me llamaron para ser parte de la familia 361° me emocioné mucho. Llegó en un momento importante para mi”, cuenta, feliz de ser una atleta 361°.

Camila usa los modelos Meraki, Fantom y KgM2 según el entrenamiento. "Me sentí super cómoda, super, super, se me amoldaron muy rápido al pie, que es algo que siempre cuesta".

Un grado más allá

El aliento de la gente la hace ir un grado más allá en cada competencia. “Algo que me gusta mucho hasta el día de hoy, es la gente que te alienta. Me encanta recordar cuando antes de hacer atletismo me decían “tenés tremendo potencial, tenés que dedicarte a esto” y yo en ese momento no lo pensaba. Ahora cada vez que la gente me cruza y me pregunta cómo me fue, me desea suerte, es algo que me encanta. La gente es mi motivación”

Los consejos de Camila

https://www.instagram.com/p/CFIJiS5gNb1/

https://www.instagram.com/p/CFNiO8Xgb_N/

https://www.instagram.com/p/CFSvUOaAaAt/

Mirá los modelos de Camila acá

Publicar comentario